El batería australiano de AC/DC, Phil Rudd, ha sido acusado recientemente en Nueva Zelanda de intentar contratar a un sicario para dar muerte a dos personas y de posesión de drogas. El componente de la mítica banda de hard rock se enfrenta a una posible condena de 10 años por posesión y amenazas de muerte. Ayer día 7 de Noviembre de 2014 comparecía ante un tribunal para rendir explicaciones sobre el caso, tras lo cual el juez ha ordenado mantener en secreto la identidad de las posibles víctimas y del presunto sicario. Finalmente, Rudd ha sido puesto en libertad bajo fianza y se le ha instado a no alejarse de Tauranga, ciudad donde se encuentra el tribunal, ya que el caso se retomará a finales de mes.

Phil Rudd se unió a AC/DC en 1975 y lo abandonó en 1983 para volver más adelante, en 1994. No es la primera vez que se topa con la justicia puesto que hace cuatro años ya se le multó por posesión de cannabis.