Un año más, la localidad murciana de Lorca se puso las muñequeras de pinchos y los pantalones de cuero para recibir a un buen número de amantes del buen heavy metal. La edición de este año, la primera que iba a durar dos días, se veía empañada por problemas de última hora de bandas como Opeth y WASP, que por causas ajenas a la organización, decidieron no acudir a la cita. Pero ni siquiera eso importó para que más de 4.000 personas se dieran cita en el primer día de festival.

A las 7 de la tarde se abrían las puertas, y rápidamente las barras se llenaban de gente demandando cerveza para sobrellevar el calor infernal del sureste peninsular. Un recinto muy bien montado, con pocas esperas para pedir bebida y comida, un buen número de puestos en los que podías encontrar camisetas de cualquier grupo, cuernos vikingos, parches o cualquier baratija que se te ocurriese. Y lo mejor de todo, la colocación del escenario, estudiada, para evitar en la medida de lo posible cegarnos con el sol.

Amon Amarth fueron los encargados de dar los primeros acordes. El grupo sueco de death melódico se dejó de contemplaciones y desde el minuto uno descargaron toda su furia sobre las tablas. Un sin fin de molinillos, cuernos de cerveza y un gran número de asistentes que disfrutaron de los 60 minutos de actuación. En su repertorio, hicieron vibrar al público con temazos como Fate of norns o Cry of the Black birds, hasta terminar con el conocidísimo The pursuit of vikings, con el que se volvieron a ver los cuernos de cerveza brindando por el grupo sueco.

Tras media hora de descanso, debería haber sido WASP el grupo que saltaría a las tablas, pero dada su baja de última hora, Marcos Rubio, de la organización, salió a explicar los motivos de la ausencia del grupo de Blackie Lawless. Entre los asistentes aún quedaba gente que no se había enterado del cambio y se llevó una decepción tremenda al saber que los encargados de sustituirles sería Avalanch.

Y el grupo asturiano fue sin duda el único que desentonó en un gran festival. Aparte de tener un sonido catastrófico, la banda de Alberto Rionda no es más que una caricatura desdibujada de lo que llegó a ser. Ni sus temas nuevos llegan al nivel de discos como Llanto de un héroe o El ángel caído, ni su nuevo cantante, Ramón Lage, sabe interpretar los antiguos himnos de la banda. En resumen, una actuación muy desafortunada, de relleno, que hizo que todos echaran un poquito más de menos a WASP.

El sol había descendido ya cuando Helloween saltó al escenario. La expectación era mucha por ver a los alemanes, ya que son capaces de lo mejor y de lo peor. Y esta vez anduvimos de suerte, porque el grupo de la calabaza salió con muchas ganas y repartió “Happy Metal” a todos los asistentes, en un repertorio muy acertado en el que se echaron en falta pocos temas. Halloween fue la canción elegida para abrir la actuación, una apuesta arriesgada que les salió a la perfección, con un Andi Deris desconocido que cuajó una grandísima actuación. Tras las primeras descargas, comenzó a sonar la intro de Perfect gentleman y el cantante alemán salió ataviado con el clásico sombrero de copa, el bastón y una chaqueta roja, dispuesto a hacer que el público viviera una gran noche. Tras la intro, el grupo se arrancó con I can, ofreciendo un midley en el que incluyeron el propio Perfect Gentleman y que finalizaron con un pequeñísimo fragmento del Keeper of the seven keys. Además, Deris nos presentó a todo el grupo en un buen español, compartiendo risas y llegando incluso a felicitarnos por la reciente Eurocopa de fútbol conseguida. Tras retirarse del escenario, un público entregado pedía más, por lo que el grupo de Weikath volvió a salir a las tablas para tocar dos grandes himnos: Future World y la archiconocida I want out, broche de oro en una gran actuación, la mejor de los últimos años, según algunos.

Pasada la medianoche, el escenario se preparaba para la guinda del pastel. Apocalyptica fueron los encargados de cerrar el primer día de festival. El cuarteto de cuerda cuajó una grandísima actuación, apoyados por un batería que más quisieran muchos grupos de thrash metal. Abrieron con el Refuse/Resist de Sepultura y tocaron grandes temas como Bittersweet o Seek and Destroy. Para terminar, un Notthing else Matters grandísimamente interpretado por el grupo finés. En resumen, un primer día de festival con tres grandes grupos que supieron hacer una noche inolvidable para todos los asistentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.